domingo, 9 de diciembre de 2012

PENSAMIENTOS DECEMBRINOS





Diciembre es un mes que siempre me ha gustado y lo sigue haciendo.
A pesar del frío, la lluvia y la humedad para mí es sencillamente el mes de la Navidad, de los adornos, de poner la casa patas arriba y de compartir buenos ratos con los amigos y la familia.

 ¿O puede que no?
Una de las cosas que más me ilusiona es sacar todos los artilugios navideños. Afortunadamente de un año a otro se me olvida con detalle lo que hay en ese par de cajas maravillosas que reposan el resto del tiempo en el trastero. Abrirlas, por lo menos para mí desde que tengo uso de razón, es pura magia.

 ¿Para otros quizás no?
Hace algunos años, más de los que me gustaría, un amigo que tuve utlizó un término que me sorprendió, el de "compras de pánico" al referirse a los regalos de navidad. Me sonó tan exagerado que me reí pero por algo no se me ha olvidado y de hecho lo escribo -seguramente es algo mucho mas vigente en la actualidad que entonces-.

El acto de conseguir un regalo o mejor dicho, un detalle,  ya sea comprado o no, debería ser algo agradable, meditado y especial que incluso se podría hacer con antelación, sin embrago aparece el pánico. Pánico por comprar y por llegar puntual a una cita que nos marca el calendario como si de un tatuaje se tratase: la cita con Santa, con Olentzero y con los Reyes Magos o con algún otro ser que se me escape. Así que dar este detalle a una persona querida debería ser un acto placentero.

 ¿O es pura obligación?
Preparar los diversos menús de estas fiestas es una tarea que emociona a muchos, sobre todo si se trata de "cocinillas", aunque posteriormente acaben agotados. Centrémonos en la cena de Navidad. Yo llevo ya algunos años votando por un menú alternativo, que se salga de lo típico que suele estar más caro que el resto del año como es el cordero, el besugo o el cochinillo. De los mariscos mejor ni hablar.
Sin embargo mis propuestas de tabla de quesos y patés -que llenan bastante y hay de muchos precios- en vez de langostinos y salmón son tiradas por tierra. Cuando continúo proponiendo un riquísimo pastel de puerro o de calabacín seguido por el solomillo de cerdo acompañado de ciruelas y manzanas ya nadie de la familia me escucha. La tradición es la tradición y pesa más que mi propuesta de menú sencillo y económico.

 ¿O este año será diferente?
Pero aquí no terminan estos pensamientos porque me faltan los regalos... Llevo ya algunas navidades intentando que los Tan Queridos Seres les traigan ese detalle del que hablaba antes a los que son, por ejemplo, menores de 16 años, aunque habría que tener en cuenta la madurez de cada adolecente. Con ello no pretendo traumatizar a nadie. Sin embargo, Los Tan Esperados nos traen regalos a todos - y conste que a mi me encanta el acto de abrirlos- y generalmente no es uno sino varios. Indudablemente, de algunos lo mejor es el envoltorio y probablemente acaben olvidados en un rincón del armario, ocupando un valiosísimo espacio o en el peor de los casos en la basura.

Mi propuesta de que el regalo sea algo entrañable o por lo menos práctico y que no necesariamente tenga que ser comprado, a día de hoy no ha tenido éxito.
Recuerdo que en un momento de desesperación incluso me atreví a presentar a la familia los "vales navideños", no canjeables hasta las rebajas pero obviamente se me tachó de fría e insensible aunque no de estúpida.
Tal vez este año la Crisis nos ayude, mejor dicho, obligue, a cambiar algunos de nuestros hábitos y esperemos que nos haga un poquito más saludables. Tal vez sea el momento de que por fin se tomen en cuenta algunas de mis propuestas de los últimos años.
                  ¡Y que nadie  lo dude: me encanta la Navidad!






Por último una pequeña nota ecológica para recordar a los seguidores de este blog la importancia de separar y reciclar los papeles de regalo y demás envoltorios.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

ARTICULTORES




 
 
 
Tenía muchas ganas de conocer el espacio que se ha creado en lo que antiguamente era el Matadero de la Ciudad de Madrid. Se ha conservado el espantoso nombre pero supongo que es porque no se quiere esconder ni disfrazar lo que un día fue. Afortunadamente las cosas han cambiado y por fin parece que el dinero de los ciudadanos se ha utilizado para crear un espacio diferente que enriquce a la ciudad, un espacio en el que la cultura, la empresa, las personas y las ideas parecen ser bien recibidas y en el que el concepto de enriquecimieto deja paso al de sostenibildad, o eso es por lo menos lo que se refeja. Ojalá sea así.
 
 
 
 
 
 
 
En este caso, la propuesta de los autodenominados Articultores me pareció estupenda de cara a la creación de espacos verdes en las áreas urbanas. Se trata de juntar a personas con esta inquietud común y proporcionar las herramientas para que los proyectos se realicen sindo una clara oportunidad para la creación de acciones colectivas que se podrán seguir a través de un mapa en el que sube todo aquello que se hace.
 
Lo primero que hay que hacer es elaborar las bombas de semillas para lo cual tan solo se necesita tierra negra, arcilla, agua, semillas de huerta y con ello hacer unas bolitas que son las que se tirarán en los terrenos vacíos que han sido seleccionados y de los que se hará un seguimiento.
 
 



Para más información:

www.articultores.net
Articultores en Facebook

lunes, 5 de noviembre de 2012

De Santos, Muertos y demás asuntos coloridos...



En México es el Día de los Muertos y cada año la fiesta decora los informativos de todo el mundo. En España es el Día de todos los Santos tal vez para que su sonoridad sea más agradable pero no deja de ser una festividad sosa si se compara con otras. Y como no, Halloween, que viene a completar la mezcolanza que en mi caso "sufro" desde la más tierna infancia.



Pero esto de vivir entre diferentes lugares es lo que tiene. Hoy, con la globalización, no es tan notorio y sin embargo me llena de ilusión encontrarme con cosas como por ejemplo un taller de calaveras de azúcar para niños en pleno centro de Madrid.



En la calle Alameda número 3, muy cerca del Museo del Prado, hay un local llamado Yuriko Yamamoto Espacio Contemporáneo, donde se ha celebrado en Primer Festival de Día de Muertos este año. Teatro-performance, música electrónica, altar de muertos y degustaciones completan la oferta de los diversos talleres. Además han contagiado con su colorido a otros escaparates de la zona y han salido a las calles con un desfile de calaveras.



Para mí ha sido todo un descubrimiento en el que la nostalgia simplemente afloró. Espero que lo sigan haciendo los próximos años porque es una iniciativa que vale la pena. Es un trocito de otro mundo que se implanta por unos días en el corazón de Madrid.


jueves, 18 de octubre de 2012

UN MUSEO DIFERENTE

Por: Xochitl





Algún día le contaré a Rodrigo, de cuatro años, que el primer museo que visitó fue el Museo de la Cultura del Vino, situado en los alrededores de un pueblecito riojano de nombre Briones.

Las vistas desde el aparcamiento son espectaculares así que aunque no se vaya a hacer la visita  al museo, vale la pena pasear por los alrededores, incluso hay un jardín con diferentes especies de viñedos, unas doscientas.




La entrada al recinto fue curiosa porque sentí que me encontraba en un hotel y no en un museo. Por 7.50 euros se puede hacer la visita, tanto guiada como libre y no se especifica en su página web si han incrementado los precios debido a la subida del IVA. La visita a la bodega se cobra a parte.


Para la visita guiada en temporada alta es necesario reservar. El resto del año me imagino que no habrá tanto problema, es más, me pregunto si resultará rentable mantener un museo de estas características, donde ha habido una gran inversión. 





El museo pertenece a la familia Vivanco o Dinastía Vivanco como ellos llaman a sus vinos pero desconozco si han tenido ayudas estatales o de otro tipo.




El museo se organiza en varias estancias que en conjunto logran una atmósfera que te envuelve y te acompaña durante toda la visita y que le da un toque especial, como de viaje en el tiempo.





La primera sala "Nacer, crecer, madurar..." nos transporta a los orígenes de la cultura del vino y al cultivo de la vid a lo largo de las cuatro estaciones del año por medio de magníficas  imágenes e audiovisuales así como una colección de aparatos y maquinaria que han servido para desarrollar esta actividad.





En la sala "Guardar las Esencias" nos muestran como se fabricaban artesanalmente los objetos imprescindibles de este mundo como son la barrica de madera, la botella de vidrio y el tapón de corcho, pero lo hacen de una forma entrañable. Nunca pensé que la construcción de este tipo de objetos resultase tan interesante y creo que eso de debe en parte a la atmósfera que se crea en torno a ellos y que permanece en toda la visita. Además podemos disfrutar de un rincón muy especial en el que se nos invita a participar de forma lúdica mojando papelitos en diversas esencias y así nuestra nariz pasa a ser protagonista del recorrido.




La elaboración del vino se muestra en "La bodega: el sueño" así como su comercialización y transporte. Para ello se recrean escenas cotidianas en las que se fusionan audiovisuales con maquetas y objetos de coleccionista. Además, en lo que se denomina Mirador de la Sala Octogonal donde reposan los vinos más selectos de la marca notamos el cambio de temperatura y el olor penetra en el cuerpo invadiendo los sentidos.







Una cuarta sala, "El vino: arte y símbolo", se dedica a obras de arte de muy diversa procedencia y clase. Pinturas, esculturas, mosaicos, tapices, columnas, hasta sarcófagos, algunos de ellos auténticas rarezas completan y elevan el valor del museo.





Para finalizar visitamos el espacio "Abrir, servir y beber" con una colección de objetos de servicio y recipientes de gran belleza que han sido elaborados para estos fines desde la Antigüedad hasta el siglo XX. 
Según mi opinión, la colección de más de 3.000 sacacorchos debería estar en una sala aparte. 




Algunos de ellos son auténticas rarezas pero otros son totalmente cotidianos con el único valor de ser parte de la colección. Simplemente se trata de otro nivel dentro de la muestra y por ello pienso que sería mejor exponerlo como una curiosidad y no como una sala de la visita al museo.

Con la entrada nos dieron una degustación de un crianza así que aprovechamos para tomarlo en la terraza acompañado de un pinchito. Por cierto que hay una zona infantil para que los niños jueguen entre vasijas. 




Más información en: +34 941 322 240
www.dinastiavivanco.com



martes, 18 de septiembre de 2012

LOS RUIDOS DEL CAMPO


                                       Por:Xochitl



Hubo una vez una pareja que decidió irse de vacaciones a una casa rural.
Su objetivo principal era el de encontrar la tranquilidad del campo y sus ventajas: hacer senderismo, degustar los platos típicos de la región y sus caldos (si eran tintos reserva pues mejor) y sobre todo recuperar la paz perdida en el descanso nocturno.

Hace un tiempo estos amigos se compraron un piso que les encantó. Con toda la ilusión y el esfuerzo económico que ello supone iniciaron esta nueva andadura que uno espera que sea la adecuada. Cuál fue su sorpresa al descubrir que su descanso se vería duramente afectado por los ruidos tanto internos como externos a la vivienda en cuestión.

Un parque infantil con una serie de terracitas de bares y cafeterías convertirían el verano en una fiesta colectiva. Es lo que tiene la época estival; los niños no van el colegio, se acuestan tarde y los padres mientras tanto se toman unas cañitas para amenizar y disfrutar del buen tiempo. Este problema se podría solucionar con la instalación de un aparato de aire acondicionado, por ejemplo. Sin embargo, el ruido interior es de mucha más difícil solución. Ahí la mala suerte tiene mucho que ver en que te toque en la vivienda de arriba una familia con tres niños pequeños a cada cual más ruidoso. Y es que pasearse a las doce de la noche con patinete por el pasillo puede desquiciar a cualquiera. La mala educación parece que crece como la hiedra en primavera y actividades de este tipo, que se pueden evitar fácilmente, resultan un foco de conflicto entre vecinos.

Por todo esto, por necesidad vital, esta pareja eligió un lugar apartado, idílico, en un pueblecito con encato rodeado por montañas con numerosas rutas para caminar, bonitos restaurantes para comer bien y viñedos para que no faltasen los tintos. Todo estaba perfectamente organizado.

La primera noche se acostaron tarde, cerraron la contraventana de madera y al poco de haber apagado la luz un sonido lastimero les sacó del duerme vela. Era un perro de alguna finca cercana que aullaba ajeno al silencio y a la oscuridad. Para colmo otros perros vecinos le contestaron y así se la pasaron noche tras noche hasta que a mis amigos se les terminaron los días de descanso y tuvieron que volver a su hogar.

viernes, 7 de septiembre de 2012

RAZÓN HUMANITARIA


Por: José Luis Hernández S.

Silencio, ¡silencio!, que hay una historia que contar, todos recordarán el viejo cuento del gato de los pies de trapo... ¡Sí!, ese que terminaba diciendo, “quieres que te lo cuente otra vez” y que daba el pie para repetir cual disco rayado la misma bobera, hasta que, el hastío de los niños le ponía fin al asunto... Pero, ustedes dirán que, ¿qué tiene que ver este tonto relato infantil, con la historia por contar?... Pues les haré notar que, si narramos los sucesos que vive cualquier espécimen humano –salvo contadísimas excepciones, entre las que, seguramente estarán ustedes- escucharemos como se la vive haciendo una sarta de pendejadas que, generalmente lo conducirán a una crisis y en un afán de salvar la situación, con toda rapidez, dará un giro de 180 grados a su vida, sólo que, la inercia, se la girará hasta los 360 grados, dejándolo en el mismo camino donde cometerá un rosario similar de estupideces; únicamente que, aunque nos fastidiemos de escuchar tan trilladas historias, no hay poder humano que pueda ponerle fin y, tan sólo, es el Divino quién podrá sacarlo de su vida de mentecato... Sin embargo, si tomamos en cuenta que desde hace unos doce mil años, siglos mas, siglos menos, el humano ha registrado sus necedades, qué podría contarles que no se hubiese dicho antes... ¡Claro está!, hay una historia que contar, pero como no los quiero aburrir con el cuento de nunca acabar de algún zopenco, mejor aquí la dejamos.

martes, 28 de agosto de 2012

UN FINAL DIGNO


Por: Yudiel Pérez

Proporcional al aumento en la expectativa de vida, crece en nuestra sociedad la población de viejos.
En la actualidad esto es un problema ya sea que se trate de viejos pensionados, activos o millonarios.
Los pensionados (ya sea por las instituciones o por la familia), por la carga económica que representan, especialmente los inválidos; los activos, porque están ocupando en la planta productiva el lugar que le correspondería a un joven y los millonarios, porque están retrasando la entrega de la codiciada herencia.
Es de esperar que en un futuro no suficientemente lejano esta población creciente adquiera categoría de plaga. Es por lo tanto necesario comenzar a pensar seriamente en su exterminio, o al menos, en el control de su población dentro de límites manejables.
Los métodos tradicionales de control de plaga quedan descartados, porque, además de ser burdos y propios de mentes inferiores como las de los nazis,
es de esperar que, si las cosas salen bien, les sean aplicados esos mismos métodos a aquellos que los aplican, por tal motivo, los métodos de control deberán ser sutiles, aunque se sacrifique un tanto de la efectividad.
Al viejo, no le queda más remedio que aceptar la muerte como algo inevitable y no se opondría a acortar el final de esa última etapa de la vida si se hace de una forma emocionante y divertida, o cuando menos, digna.
Un plan de exterminio fino, disfrazado de prestación social, sería bien aceptado por todos, incluyendo los viejos. Por ejemplo, ofertas generosas, difíciles de rechazar aunque se sepa el objetivo, para que la gente mayor practique actividades peligrosas sin arriesgar la vida de otras personas (el automovilismo queda descartado). Pero esto solo sería aplicable en viejos relativamente sanos, por lo cual, paradójicamente, la salud del viejo sería un factor importante para su eliminación.
Lo que absolutamente nadie quiere, es la invalidez. Un inválido, es una carga para la sociedad y para sí mismo y a diferencia del viejo sano, no se puede siquiera pensar en su eliminación sin degradar la calidad humana de la sociedad.
Por tal motivo, es aceptable en una sociedad práctica, pero que no pierde el respeto por si misma, el buscar la muerte del anciano (hay ciertas actitudes de la sociedad que parecen concordar con esa idea), pero evitar su invalidez.
Por tal motivo, la orientación apropiada al servicio de salud para el viejo, debería enfocarse en mantenerlo apto para que pueda practicar deportes peligrosos como alpinismo, ciclismo o excursionismo  y evitar en todo lo posible enfermedades invalidantes, como artritis, glaucoma, derrame cerebral, etc..
Esta actitud para con el viejo no es necesariamente cara y seguramente la iniciativa privada contribuiría gustosa, proporcionando infraestructura y equipo para llevar a cabo tan noble fin y cada infarto o accidente mortal compensaría con creces su inversión.
Sí, eliminar al viejo, pero no con oprobio y descalificación que es como lo hacen en la actualidad tanto las empresas públicas como las privadas, ocasionando en el viejo depresiones que lo conducen a la enfermedad, a la invalidez y en consecuencia a un rechazo mayor por parte de la sociedad; sino con el fomento de actividades que les permitan vivir y morir dignamente y con aceptación.
Tomando en cuenta lo anterior, la sociedad debe proporcionar al viejo salud y diversión para evitarle una larga, degradante y costosa agonía.

jueves, 2 de agosto de 2012

Querido Señor Gallardón


Sus palabras con respecto al aborto en el supuesto de malformación del feto me ofenden y me irritan profundamente porque suponen, en mi opinión, un atraso enorme en lo que respecta a los derechos de las mujeres y de la defensa de una vida digna.

Los que le apoyan en esta barbaridad creen que defienden el derecho a la vida de un ser desprotegido como puede ser un feto con problemas dentro de su madre. Uno de sus argumentos es el de los errores médicos -casos en los que las pruebas prenatales indican alguna anomalía y que sin embrago y por suerte, nace un bebé sano-.

Pero los errores son parte de la vida y ocurren en ambos sentidos -pruebas médicas que salen normales y que sin embrago, no han detectado la anomalía con la que el bebé desgraciadamente nace-

El segundo punto, importantísimo, es qué entienden ustedes por vida. Parece estar claro que en su ética descartan un concepto que va más allá, el de vida digna. ¿Es esto un atraso o no? Están defendiendo que se fomente traer al mundo a niños con discapacidades como generalidad cuando la decisión, empezando por una cuestión ética y por motivos prácticos y reales (económicos y personales) que parecen no tener en cuenta, debería ser de los padres y ya es duro pasar por esta situación.

Nuestra sociedad, desgraciadamente, no está preparada para sostener y apoyar como sería deseable a las personas que viven directamente este problema. Además, la polémica surge en un momento especialmente delicado, en el que la falta de recursos es una realidad con la que nos levantamos cada mañana. En este panorama ¿a qué están condenando a estos niños y a sus familias? ¿Qué futuro les espera? ¿El Estado va a poder hacer frente a sus necesidades? ¿Se han imaginado por un momento las desigualdades dependiendo de si se trata de una familia con recursos a otra que carece de ellos? Me parece una propuesta con una falta de sentido común alarmante, muy propia de los tiempos en los que vivimos y de la clase política que sufrimos y que parece encontrarse a años luz de la realidad y por supuesto, por encima del bien y del mal.


http://www.europapress.es/sociedad/noticia-gallardon-dice-malformacion-feto-no-sera-supuesto-abortar-20120722122456.html

http://www.facebook.com/AyudaAlejandro


viernes, 20 de julio de 2012

FESTIVAL DE JAZZ EN SAN SEBASTIAN







Ayer, 19 de julio, empezó Jazzaldia y lo hizo a lo grande, con una tarde preciosa y un ambiente entre playero festivo y veraniego musical por el que daba gusto pasearse.







Como todos los años la oferta es abundante así que había que elegir y lo hice muy bien.






 En el escanario coca-cola se presentó la actuación de Juan Zelada y su banda que nos contagió su energía y buena música, todo un descubrimiento. Además este chico madrileño que vive en Londres y que se ha vuelto "guiri", como él mismo ha dicho, es un encanto.



http://www.heinekenjazzaldia.com/es/programa/

http://www.juanzelada.com/




Mientras tanto, en numerosas ciudades se protestaba por la situación actual...





jueves, 19 de julio de 2012

¡Ah!, si no fuera por las mujeres...




José Luis Hernández S.



El destino trazado por Urania se cumplió cuando Terpsícore nos puso a danzar al son del pandero de Euterpe; al ridiculizarnos Talía, terminamos trágicamente cuando Melpómene metió su cuchara. Polimnia no pudo recrear con armonía tamaño desorden, por lo que se permitió a Caliope narrar lo escrito por Erato, según observaciones de Clío.

sábado, 2 de junio de 2012

EL VACÍO DE LAS PALABRAS

¡Qué triste título! Sin embargo a ello me lleva la reflexión de hoy.

Llevamos ya demasiado tiempo -y el que nos queda-, escuchando, leyendo y tragando hasta empacharnos palabras del tipo transparencia, gestión, reformas, ayudas, valores, flexibilidad, desempleo, informes, auditorías, objetivos y podríamos no sólo seguir sino combinarlas para que su aspecto, como se utiliza hoy en el discurso político principalmente, sea aún más hueco. 

Estas palabras salen de bocas muy distintas pero una vez que flotan en el aire parece que se diluyen y simplemente se dispersan en ese espacio incierto en el que hemos convertido nuestro mundo y que da la sensación de que no se sabe hacia dónde va.

Al escuchante, y me pongo yo como ejemplo, se le queda una especie de eco sin fin anclado en la cabeza, en el que estas palabras revolotean sin poder salir. Ya no hay sentido en lo que se nos dice porque una tras otra no se corresponden con la realidad de los hechos. Las palabras han perdido su fuerza y están siendo utilizadas para divagar, para mentir y para salir al paso. Se han convertido a la vez en un reflejo y en una herramienta del propio sistema, un sistema que el escuchante, el ciudadano,  percibe a la deriva. 

<<Lo que digo ahora sirve tan sólo un instante que inmediatamente es reemplazado por lo que dice el otro. Pero no sólo es cuestión de forma. El contenido de lo que se nos está diciendo ha dejado de tener credibilidad. El sistema se ha roto ya no por la especulación sino por los hechos. Ya no son sólo palabras desvirtuadas sino hechos que no terminamos de asumir y de comprender.>> 

Estamos hartos de pulular en la sociedad de la información y la mentira. No nos podemos fiar de la "altas jerarquías" sociales, estatales, políticas -que son las que nos representan gracias a nuestro voto-, y al paso que vamos, tampoco de nuestra propia madre". Es lo que tiene cultivar desconfianza.
Así está España. Olé.


viernes, 18 de mayo de 2012

ENSOÑACIÓN DE VERANIEGA NOCHE

                                                        Por: José Luis Hernández Sánchez



De una vieja de jovial aspecto, en animosa tertulia de arpías se comentó : que a imberbes engatusaba y, que para mantener su frescura, los engullía. Sin embargo, no es la totalidad de las piadosas que así piensan, pues, el resto de viperinas --todas estas, damas versadas en el arte del mejor entender-- tienen la científica teoría : de que la bruja, de menos cien años tiene. Conclusión que obtuvieron, según dicen, del gran costal de mañas que a cuestas lleva, pues, por lo menos, este periodo se requiere , para que en forma exhaustiva , tal cantidad se pueda juntar. ¡Y aún más!, mencionan que aquello donde clavan los villanos sus saltones ojos , no son prominentes nalgas , sino una joroba caída . ¡Si¡, probablemente desplazada por el pesado costal . ¡Y no solo eso¡, sino que ya sin la protección de la giba , el costal se le ha hundido en el lomo ; provocándole un abultamiento en el pecho ; en el que ilusos ven, vastos cántaros de miel , sin dar cuenta de que en realidad , se trata de simples jarritos tequileros .

Y mírenme ustedes aquí , como todo un masoquista engatusado , no entiendo 
como puedo disfrutar al acariciar esa horrible y firme joroba , ni como puedo con deleite diario , beber dulzura en semejantes jarritillos , mientras pacientemente, espero ser devorado.

domingo, 15 de abril de 2012

Fórmula del ejercicio contra la depresión de los parados

Desgraciadamente nos estamos empezando a acostumbrar a las llamadas medidas de austeridad que impactan directamente contra los colectivos más desfavorecidos, como es el de los parados. Uno de los criterios más importantes a tener en cuenta a la hora de lanzar dichas medidas debería ser el de la coherencia y la dignidad pero no parece ser así. Estos valores simplemente no están de moda esta primavera.

¿Es posible que una medida de austeridad coherente y digna sea subir el transporte público un 29%?  En el caso de la Comunidad de Madrid, a partir del mes de mayo, el Metrobús, que por cierto yo utilizo cuando voy y que consta de diez viajes que sirven tanto para el metro como para el autobús como su nombre indica y que utilizan uno de cada cinco viajeros, va a incrementar su precio de forma desorbitada pasando de costar 9.30 euros a 12, convirtíéndose así en la ciudad española más cara para viajar en metro. En el caso del Abono Mensual la subida es del 7% y nos dicen que todo ello se justifica básicamente por las subidas de la luz y del gasóleo.

Probablemente en el caso del colectivo de los parados, el Metrobús sea el ticket más ultilizado. No tiene sentido que opten, salvo excepciones, por el billete sencillo o el abono. Así que les afecta directamente. No sólo no tienen trabajo sino que además ahora tendrán que pasar más tiempo en casa o moverse más bien por sus barrios, ideal para fomentar la depresión en su estado de ánimo. Claro que siempre habrá algún optimista que opine que ahora que llega el buen tiempo será la mejor forma de dedicarse a pasear y recorrer la ciudad, de esta forma si uno quiere  salir se verá "obligado" a practicar ejercicio, a pie o bien es una buena excusa para sacar por fin la bici  oxidada del trastero (el que lo tenga) y a rodar. El ejercicio siempre viene bien para levantar el estado de ánimo, ¿verdad? 
Demos pues las gracias.

jueves, 12 de abril de 2012

UN GIRO NECESARIO

A partir de ahora este blog va a sufrir ciertos cambios, principalmente de contenido. 
Lo que está sucediendo a mi alrededor me tiene francamente cabreada y siento la necesidad de expresarme en este sentido aunque no quiero dejar totalmente apartada la faceta más intimista. Espero que esta nueva dirección sea para bien y que les resulte interesante. No voy a explicar en qué consiste sino que se irá viendo poco a poco. Lo único que puedo decir es que no dejo de asombrarme de la cadena de acontecimientos que parecen decorar nuestras vidas últimamente y de los que es imposible librarse al acostarse y otra vez al despertarse. La verdad es que da miedo. Pero, ¿en manos de quiénes hemos estado? ¿y en manos de quiénes nos encontramos ahora? La corrupción, la mala gestión y una buena dosis de ficción de tercera parecen brotar, si cabe, aún más ahora que los escaparates se tiñen de hermosos colores al igual que el campo.
Ni cabe decir mi hartazgo de la clase política... a la que hay que seguir muy de cerca: Que trabajan para nosotros, que nos representan y esto parece que se olvida constantemente.
Insisto: ¿qué nos hemos creído que éramos?

MIRIAM




JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ S.
Después de cuatrocientos años, cada vez que su terror era superado por la necesidad de saber hasta donde podía llegar, se atrevía, a pesar de la resistencia inaudita de su mano, a abrir la puerta de su ropero, para de reojo, sin poder hacerlo de manera directa, mirar su imagen reflejada en ese antiguo espejo que ha mantenido escondido prácticamente durante todo este tiempo, y como solía suceder en ocasiones anteriores, al observar el incremento de esos múltiples pliegues entre las arrugas y la degradación de los perfiles donde ya no es posible, por falta de espacio, que se formen más rugosidades y con el pánico exacerbado, quedar prácticamente sin poder razonar ni dormir en un par de meses. En esa ocasión, el golpe fue contundente, pues al momento de ir cerrando la puerta, percibió el nauseabundo olor de la carroña.
    Cuando al fin pudo controlarse, se dio cuenta de que irremediablemente su final estaba próximo. Con una tristeza que se le impregnaba hasta en los huesos; observó: que desde la bruma en su cabeza se despejaba el antiguo tianguis del Chopo, cuando curioseando entre puestos, de uno de ellos, atrajo su atención un espejo enmarcado con aromática madera, labrada con maestría y repujada con oro. Cuál fue su asombro y desconfianza cuando la, un tanto lúgubre, pero hermosa pareja dark, poseedora del espejo, se lo ofrecía sin pedir nada a cambio, mas, al notar su suspicacia, le dijeron que no se trataba de engañarla, que el espejo era obra de un artista del inframundo y que tenía la cualidad de que cuando su nuevo poseedor mirara su imagen reflejada por primera vez, esta, en la nueva dueña, se conservaría inmutable en el transcurso del tiempo y, a partir de ese momento, el espejo asimilaría el deterioro ocasionado por la vejez, de modo que cada vez que se observara en el espejo, vería la realidad y podría transitar sin sufrir deteriro alguno, hasta que este, saturara el espejo y entonces se corrompería la imagen, para que después, en forma acelerada, se diera la descomposición de su dueño, quedando tan sólo, una sanguaza viscosa  y mal oliente. De este proceso, a cambio, la pareja dark se revitalizaría con el terror generado por la imagen del espejo. 
    Como buena agnóstica, no pudo dar crédito a semejante cuento y colocó el espejo cerca de la entrada de su casa, donde podía mirarse al entrar y salir. Era su orgullo, una verdadera obra de arte que presumía a cuanta visita llegaba y su historia, en la plática, siempre estaba presente.
     Pasados algunos años, empezó a parecerle que su reflejo no se miraba cabalmente como en el resto de los espejos de la casa, colocó uno de ellos junto al de la entrada y comparó las imágenes, no logró definir las diferencias, sin embargo, no pudo borrar la sensación de que había discrepancias. Fueron varios días de múltiples observaciones para que pudiera encontrar tan sutiles diferencias, en el de la entrada, contó un dedo extra en la pata de gallo del ojo derecho. Enmudecida de terror, desprendió el espejo y lo escondió dentro del ropero. Aun incrédula, pensó, que si esto fuera cierto, en realidad, sería una bendición, y así lo fue, más o menos, durante los primeros cien años, salvo, la necesidad de cambiar periódicamente su domicilio y amistades. Lo hacía, cuando empezaba a escuchar determinados comentarios: Que si era pariente de Dorian Grey, que qué brujo la asistía, etc.
     Después de esta etapa feliz, empezó a consultar el espejo con cierta frecuencia, tratando de visualizar a través del deterioro de su imagen, el tiempo de que disponía antes de que el espejo se saturara; contabilizaba los espacios libres de arrugas y verrugas donde pudieran caber otras. Fue así como su terror, poco a poco crecía, hasta llegar al nivel actual.
     Analizando su inexorable desaparición, llegó a la conclusión de que: a pesar de la angustia que la había acompañado durante estos trescientos años, no todos los momentos fueron tristes, hubo adquisición de experiencia, amores, juventud, etc. El saldo es positivo. Nada es eterno y no estaba dispuesta a que las últimas gotas de su vida, se llenaran de terror y sirvieran de pasto a la parejita dark. Se sentó en posición de loto, fijo su pensamiento en un agradecimiento, surgido desde sus entrañas, por el don recibido y pronunció un gutural y muy grave ommm, convirtiéndose al instante, en una pequeña pila de ceniza blanca, que la suave brisa esparció. 
   
Diciembre de 2010

martes, 20 de marzo de 2012

LOS BALLETS RUSOS DE DIAGHILEV 1909-1929 (MADRID)

Hasta el 3 de junio en la Fundación La Caixa de Madrid  se puede visitar esta bellísima exposición cuyo montaje me ha fascinado. Para presentarnos este interesante tema y la importancia de la figura de Diaghilev se ha creado una atmósfera envolvente a modo de puesta en escena en la que la luz, la música y diversos medios audiovisuales forman una especie de túnel del tiempo por el que el espectador se puede pasear muy agusto, disfrutando de cada cartel, de cada foto, vídeo, cuadro y de los espléndidos trajes y escenarios que en muchos casos han sido diseñados por Picasso, Juan Gris, Miró, etc.


jueves, 15 de marzo de 2012

Si de capitales pecados se habla... de lengua, un buen plato.







Por: José Luis Hernández S.
(México)


... ¡Ah!, pero qué tenemos aquí, un moribundo, ¡Eh, señor! ¿Qué le sucedió? No me diga que se desbarrancó... Malo, malo... ¡Mire nada mas en que situación quedó! Creo que no tiene un sólo hueso sano y aunque ese precioso líquido rojo no lo veo derramado por aquí, me imagino que en su interior ha de estar en suculentos charcos, mmm... No sé si lo que le voy a decir le sirva de consuelo en este momento, pero ha de saber usted que antes de morir, me prestará un gran, gran servicio; hoy tendrá la suerte de ser mi proveedor de alim... ¡Doctor! Pero si es usted... ni más ni menos... Tal vez usted no me conoce, lo sé por su expresión y por que no se ha avocado a la tarea de buscarme, sin embargo, para su desgracia, yo lo conozco perfectamente... ¿Qué he hecho para merecer esta suerte? Encontrarlo aquí, agonizando. Voy a tener el placer de verlo morir. Me sentaré a esperar ese momento tan sublime que ni siquiera soñé y que ahora, en esta lunática penumbra, me extasiará el gran drama de sus gesticulaciones... Pero, ¡qué descuido!, «doctor» Yo aquí hablándole de mis sentimientos y no he tenido ni siquiera la delicadeza de saludarlo. ¡Buenas noches!, «doctor». ¿Tuvo usted un accidente? ¿Se siente muy mal?, «doctor». ¿Ya no puede ni hablar? ¡Qué barbaridad!... Se volvió viejo doctor. Cómo es posible que siendo usted una persona tan cuidadosa, tan metódica, se atreva a viajar de noche a través de mi territorio, siendo estos tenebrosos parajes tan agrestes que hasta los mismos lugareños les tienen reservas. Es muy atrevido, «doctor». ¡Que descuidado! Quién lo iba a pensar de usted, no trae sus crucifijos de oro, ni su ostia sagrada, ni siquiera sus aromáticas guirnaldas de flores de ajo... Sobrestimó su trabajo, «doctor»... ¡Qué no hubiera dado mi primo –si usted no lo hubiese destruido- por estar aquí!, a mi lado, disfrutando éste momento... ¡Oiga!, se me está ocurriendo algo muy gracioso, una verdadera ironía del destino, pero no debemos perder tiempo, ya que está próximo a morir... Tal vez podríamos efectuar una comunión de nuestras sangres y así, al terminar su vida, pasaría a engrosar nuestras filas, ¿lo puede imaginar? ¿No le parece simpático? Usted que nos ha perseguido sin descanso, con tenacidad y desprecio; usted que creía habernos exterminado; está ahora a un paso de convertirse en uno más de los nuestros... Pero doctor, por favor quite usted esa mirada de desesperación; en el lamentable estado en que se encuentra no le queda más remedio que resignarse y aceptar el futuro que le voy a brindar... Mmmm... ¿Brindarle yo un futuro? ¿Soportarlo toda la eternidad? ¡No!, sería como premiarlo, ¡no lo haré! Sin embargo, dejarlo morir así, sin nada más, no sería lo correcto, me quedaría con un mal sabor de boca, debo satisfacer adecuadamente mi sed de venganza... ¡Doctor!, voy a darle el trato que se merece y, por lo que más quiera, quite esa maldita mirada de borrego a medio morir que no hará que me conmueva. He de hacer que su breve agonía le parezca eterna, que pague por mi primo y mis congéneres... ¡Si!, por mi querido primo que estuvo a punto de brindarnos un mejor hábitat, un proyecto que le llevó siglos desarrollar y que en el momento de su inicio, de repente, aparece usted y lo arruina todo... ¡Si! Todo se echó a perder por su culpa… y por la estúpida arrogancia de mi primo que lo llevó a cometer el error de menospreciarlo; sin embargo, entérese de que todo su esfuerzo fue inútil, porque, sin la presencia del conde con su infantil cerebro que opacaba y entorpecía mis acciones y sin la intervención de usted -asunto que estamos por arreglar- no habrá ser sobre la Tierra capáz de enfrentarme con éxito; ocuparé el lugar que tenía mi primo, ya no seré un ente sin brillo, he de trascender a través del tiempo, estaré presente en el pensamiento de todos los mortales hasta la eternidad... Pero, volvamos a lo nuestro, «doctor», que su tiempo se acaba y en este momento en que está a merced de mi inclemencia, cada segundo que pasa, es uno que pierdo para el gozo de torturarlo. No desaprovecharé esta oportunidad que el destino me brinda en bandeja de plata. ¡He de hacerlo pedazos! ¡Sentirá mi crueldad en cada una de sus partículas! ¡Sufrirá horrores que ni siquiera es capaz de imaginar! He de lograr que suplique por su muerte. Toda mi ferocidad recaerá en su persona, volveré locos sus sentidos. ¡Sí, doctor Van Helsing! De ésta no lo salva ni siquiera un argumento de Stoker Abraham. ¡Le juro por Dios que... ¡Aaggggh!... Grgrr, r, r...

lunes, 12 de marzo de 2012

"EL GATO"


José Luis Hernández S.
México
     


     Desde donde se mira con la bruma que precede al olvido, recuerdo mi imagen, la de un tierno lleno de curiosidad asomándose ya sea al agujero de alguna rata del jardín, o sobre la barda, mirando el patio vecino. Cosa curiosa mi precoz coordinación de movimientos, mi increíble flexibilidad; cuan fácil me era subir y bajar sigiloso la barda de un sólo brinco, era casi inagotable; ¡ah!, pero después de la substanciosa comida que devoraba con avidez, ¡que modorra! Ratos en duermevela,  ratos en sueño profundo al calor del sol sobre el verde y fresco pasto, a veces de lado, a veces patas arriba; pero siempre alerta, guiando mi oído al origen del más mínimo murmullo. Y después, el perezoso despertar, el estirar mis extremidades, mi cuerpo, alargado al máximo, separando los huesos; para luego sentir un bienestar indescriptible al volver a su lugar. En ese momento me encontraba lleno de energía, sabiéndome capaz de comerme el mundo a mordidas.

     Cuantas veces  me decía mi madre: Gato, como tal, tu tienes siete vidas, pero por confiado, no te van a durar mucho, te corriges o será patas de cabra quien te va llevar. Y como buen gato, acostumbrado a hacer mi santa voluntad, oído sordo a sus sabios consejos.

     Y ahora, cuando huía veloz sobre una marquesina de los disparos que un incivilizado me hacía desde su ventana, tropecé con un asustado gato, haciéndome perder el equilibrio y caer al suelo con todos los huesos quebrados.

       Dicen que cuando alguien va a morir, pasa por su memoria toda su vida. En mi caso, sólo he podido recordar esos dos momentos, que fueron los dones que me dieron oficio y la sentencia que marcó mi destino.


CHAGALL EN LA FUNDACIÓN CAJA MADRID

Madrid




En un excelente edificio situado en pleno corazón de Madrid (Plaza de San Martín), he disfrutado de uno de mis pintores favoritos, Marc Chagall y con entrada gratuita.
Visitar el edificio es ya un regalo pero además poder contemplar la interesante obra que se presenta es un lujo: la utilización del  color, su riqueza temática y simbólica, la influencia de los espacios y los ambientes, las personas tan presentes y esa parte onírica tan poderosa que parece invadirlo casi todo, creando para sí el universo de Chagall.
La exposición estará abierta hasta el 20 de mayo del 2010 así que aún hay tiempo para visitarla.


Fundación Caja Madrid+Museo Thyssen-Bornemisza.

www.google.com/search?client=safari&rls=en&q=chagall+la+guerra&oe=UTF-8&um=1&ie=UTF-8&hl=es&tbm=isch&source=og&sa=N&tab=wi&ei=o-NdT-m-G-ay0QWp4rWLAw&biw=1525&bih=879&sei=9uNdT72mNMaN0AWRxti4DQ

miércoles, 7 de marzo de 2012

Librería Desnivel

Madrid

Callejeando por el Barrio de Las Letras de Madrid me topé con una hermosa librería especializada en viajes; está situada en la Plaza de Matute número 6 y es de esos locales antiguos y con encanto a los que da gusto entrar. Además está muy bien surtida.


miércoles, 29 de febrero de 2012

MÁS ALLÁ DE LA CRISIS...

...ESTÁN NUESTRAS ACCIONES.                            Por: Xochitl


Hay muchas cosas que no entiendo últimamente, por ejemplo, cómo hemos podido llegar a la situación en la que nos encontramos, no le podemos echar, en el caso de España, toda la culpa a la crisis. 
Por mucho que existan expertos en economía, que el nombre de las asignaturas en las universidades sean cada vez más sofisticados y la gente esté más cualificada que nunca no puedo dejar de pensar que la aplicación de la lógica básica sacaría un tremendo suspenso si se pusiese a examen.


Puedo comprender que una persona se endeude hasta el cuello, que haga uso de la tarjeta de crédito hasta que eche humo, que pida una hipoteca que probablemente no pueda pagar en el plazo de treinta o cuarenta años además de una serie de créditos personales para el coche o para un tratamiento de estética, pero es incomprensible la actuación de algunos ayuntamientos y demás organismos públicos.


Puedo interpretar que en el caso del individuo, simplemente no sabe lo que hace o que es inconsciente o que se ha dejado llevar en este caso por una sociedad que parecía seducir con un slogan que vendría a decir algo así como que "todo está al alcance de todos". La contribución se dio a todos los niveles: unos políticos que permitieron la formación de la burbuja ( a nadie parecía importarle lo más mínimo poner límites a los precios de la vivienda, por ejemplo), un sistema financiero que daba dinero hasta al perro del vecino y unos ciudadanos ingenuos que pedían y pedían sin creerse su suerte: éramos realmente afortunados al ser los beneficiarios de un maccropréstamo. Nadie parecía darse cuenta del grave peligro y de que ello supondría en unos años más el empobrecimiento general de los ciudadanos y claro está, del país.
Pero el caso de la Administración y de las Comunidades Autónomas es mucho más grave; da la impresión de que se ha utilizado el dinero sin control, como si se tratase de un individuo que juega con su dinero y que no tiene que dar cuantas a nadie cuando nos implica a todos. ¿Qué nos creíamos? Sinceramente cuesta entenderlo.


En este cuento de hadas que se convirtió en terror nos hemos olvidado de cosas tan básicas como lo imprescindible que resulta poner límites, y más si lo que está en juego es el endeudamiento de todos. 
Da la impresión de que hace unos años lo que se regalaba era el dinero.


Somos hijos de una educación pésima que no sabe aprender del pasado, que no sabe leer entre líneas y que se ha dejado llevar en muchos casos por el despilfarro (los aeropuertos fantasma son un buen ejemplo por sus altos costes y porque son el colmo de la mala inversión); ejemplos hay muchos más, parece que hemos padecido un mal colectivo, una ceguera transitoria y lo que sucede hoy simplemente es que estamos sufriendo las consecuencias de unos actos. Sí, esto tan obvio también parece que había sido olvidado: actos y consecuencias...


Vivimos en las sociedades occidentales consumistas con una poderosa idea de aprovechar el presente y pensar en el futuro (más bien a corto plazo aunque lo disfracemos) y el pasado no cuenta más allá de nuestra estrecha memoria que parece ocupar, para que nos hagamos una idea, lo que sería nuestra propia sombra en el suelo producida por un sol a eso de las dos de la tarde.
No nos han enseñado a mirar atrás con el propósito de buscar respuestas; nos perdemos en las barreras generacionales y la memoria del individuo parece ser realmente escasa. Cada vez es más raro encontrar a alguien que sepa la historia de su familia más allá de sus abuelos. Lo mismo ocurre con nuestras sociedades salvo en el caso del estudio de la historia como tal.


Supongo que todo esto tiene que ver con el cambio de valores y tal vez con la propia capacidad mental del ser humano. Quizá estemos tan saturados de información que no nos cabe más y por ello lo que se refiere a nuestra propia historia, nuestros antepasados y las sociedades en las que vivieron no parecen tener apenas cabida en nuestras vidas. 



"Tendemos a no mirar atrás, el pasado no está de moda pero tal vez muchas de las repuestas que buscamos hoy las podemos encontrar en esa maraña de recuerdos individuales y colectivos de la que somos herederos  díscolos".
 

sábado, 18 de febrero de 2012

SENCILLO, COMO LA O POR LO REDONDO.


Por: JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ S.
México.

        Años ha que se sentía triste, porque si bien no era el último lugar el que ocupaba, su posición no la consideraba envidiable, pues en el abecedario tiene el decimosexto lugar y, todavía peor, entre las vocales, el penúltimo. 


     La incomprensión que experimentaba por parte de los hombres la hizo rebelarse y solicitar un mejor lugar. Para fundamentar dicha solicitud, se puso a observar el uso cotidiano que se daba a sus compañeras y notó que, salvo contadas excepciones, tenían la misma utilidad; después se dedicó a mirar a su alrededor y encontró muchas cosas con formas similares a ella; se sintió importante, pues de los objetos estudiados, sólo en uno que otro apreció un pequeño parecido con algunas de sus compañeras; sin embargo, no conforme con esto, consultó en los libros del hombre y se dio cuenta de que a través de la historia, fueron siluetas iguales a la suya las que permitieron ese progreso del que tanto se jactan los humanos... ¡Que hubiese sido de estos sin la rueda para el transporte, sin la polea para aligerar la carga! y sin tantas otras cosas que no comprendía del todo; pero en las que, según miraba, intervenían objetos redondos, en grandes cantidades, dentro de complicadas maquinarias; supo que la partícula más pequeña hasta el momento conocida, el electrón, componente de toda la materia del universo, también tenía su contorno; se encontró hasta en los conceptos abstractos de las matemáticas, con el punto, que es adimensional.

      No podía estar más convencida de su superioridad, por lo que decidió ya no solicitar un mejor lugar, sino exigir el primer lugar; pero, al continuar analizando su problema, y tratando de entender el porqué de esta injusticia, se dio cuenta de que nunca ocuparía una mejor situación, puesto que el hombre, ni siquiera le había asignado el primer puesto al nombrar los objetos y útiles de perímetros circulares, e incluso, en algunos ni siquiera le asignó un lugar: cero, círculo, rueda, polea, anillo, aro, etcétera; era porque éste basa el éxito de su progreso en su inteligencia y, siendo el ser más arrogante del planeta, no permite que se socave su prestigio ante él mismo, aceptando la realidad de que sin ella, ¡malhaya de progreso que tendría!

sábado, 28 de enero de 2012

EL MONUMENTO DE ATOCHA



Por: Xochitl






El pasado mes de diciembre me encontraba paseando tranquilamente por Madrid, sin rumbo fijo, en una  mañana soleada y algo fría que requería de un desayuno consistente, no apto para los que están a dieta, como es el café con leche y unos churros.
El caso es que fui a dar a la Estación de Atocha. Como nunca había visitado el monumento que se construyó con motivo de los atentados del 11 de marzo decidí que era un buen momento para hacerlo. 
Con la vista busqué el cilindro de bloques de vidrio que se eleva y que no tiene acceso desde fuera. No es muy alto así que hay que fijarse bien porque puede pasar fácilmente desapercibido dadas las dimensiones de la plaza y los edificios cercanos como la propia estación.




Para visitar el monumento tuve que bajar a la estación. Con la simple orientación, si es que a uno le funciona más o menos bien, es sencillo encontrar la puerta, o mejor dicho, las puertas de entrada porque son dos.
A pesar de encontrarnos en una estación de trenes de cercanía y metro es curioso como este recinto aparece ajeno al bullicio, casi aislado. En ese momento no había nadie por allí, tan sólo una azafata que comentó lo de las puertas y ya. Parece ser que este sistema, parecido al de los bancos, responde en este caso a una cuestión de presión en el interior que aparece delimitado por paredes en tonos oscuros y una zona acristalada, que une visualmente con la estación. Se le llamó "Vacío azul". El único objeto que hay dentro es un banco alargado para poderse sentar.

Entonces me dirijo, como es normal, hacia esa especie de cúpula por donde entra la luz y que sirve de nexo con el exterior. Me sorprendo desagradablemente cuando compruebo en las condiciones en que se encuentra: rota en la parte más alta y el material en el que están impresos los mensajes que se pueden leer, despegándose.





Además de la sensación de frialdad que surge al estar en esta habitación, observar las condiciones en que se encuentra me producen un profundo malestar. No puedo evitar pensar que hubiese sido mejor no hacer nada.
Pero este deterioro no es de ahora sino que lleva ya tiempo y parece ser que nadie está por la labor de arreglarlo. Es lógico ¿no?, cuesta dinero. Entonces,  ¿por qué nos empeñamos en hacer cosas complejas que exigen un mantenimiento costoso y un personal permanente? Y ya es cuestión de gustos pero en temas tan delicados como éste, personalmente prefiero la calidez a la frialdad, creo que es una mejor manera de recordar.

Viene a mi mente la Iglesia St. Paul de Nueva York, muy cercana  la zona cero que se convirtió en un lugar de homenaje, de recuerdo, de oración. La sensación puede ser de pérdida pero no de vacío, al contrario. Te llega al alma y se percibe el calor humano. Lo importante es que allí hubo personas. Cuando la visité en el 2004 escribí sobre lo que vi:

"El ambiente es de recogimiento, de tristeza, de incredulidad y supongo que algo para no olvidar. Es cálido y está lleno de sentimientos. Es muy humano". 

El vacío no creo que se pueda borrar de los corazones de cada uno, sobre todo en el caso de los implicados. El vacío está implícito y es duro, una pedrada, ¿por qué recordar a través de él?

Otro caso de espacio de reflexión y para no olvidar que conozco es "la habitación del silencio" en Berlín, abierta en 1994 e inspirada en otro recinto similar situado en Naciones Unidas en Nueva York. En primer lugar está al lado de la Puerta de Brandeburgo así que su emplazamiento facilita que la gente la visite y parece ser que son voluntarios los que la mantienen abierta. Es pequeña, sencilla, no se necesita de artificios costosos para ser utilizada, lo que importa es la idea, el pensamiento, la reflexión.

De vuelta al monumento de Atoxa no puedo evitar pensar en los que fueron víctimas del atentado y en los que se vieron implicados directamente. ¿Qué pueden sentir ellos al ver este monumento que se inauguró con bombo y platillo en su día, que su finalidad es la de recordar a los que ya no están y verlo en estas condiciones, independientemente de que nos guste más o menos? Creo que precisamente con este monumento se ha conseguido lo contrario y eso sí que revuelve el estómago. Lo que se ha logrado es homenajear al olvido y a la dejadez. Una verdadera pena que dice mucho de nosotros al permitirlo y cabe una reflexión mucho más profunda en este sentido...



http://berlin-hidden-places.com/regional_en/mitte/mit_stille_en.htm



domingo, 15 de enero de 2012

                                                                                                  
"Si está vivo quien te vio,
toda tu historia es mentira,
pues si no murió, te ignora,
y si murió no lo afirma."

  Quevedo.





JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ  S.

Hay imbéciles que no sólo dicen que soy feo, sino que soy horroroso. Y no entiendo que referencia puedan tener. Hablan por hablar. Por la mañana escuché a quien se atrevía a describirme como un gallo de cuatro patas, con plumas amarillas, alas espinudas y cola de serpiente... Y ese otro ¡si! el greñudo difamador, ese que por las orejas el pelo le enredó las neuronas y que de la lengua puras blasfemias le escurren... Mire... que decir que en la cola  tengo otra cabeza de gallo... ¡y no!, no es cierto... la cola si me la  puedo mirar. Pero no crea usted que soy un dejado, un cobarde; hice acopio de entereza, respiré profundo tres veces y con voz sugerente llamé la atención de estos pelafustanes y, con mi mirada, los fulminé... Sin embargo, la desazón con que desperté hoy, no la puedo mitigar, tengo que averiguar como soy, nunca me había preocupado el asunto, soy todo un gran mito, no puedo ser horripilante... bien recuerdo haber leído la descripción que un tal Plinio hacia de mi: pequeño rey; serpiente que en la cabeza tiene una mancha clara en forma de corona. También hay referencias respecto a mi estirpe, en algunos anales, se refiere que soy hijo de Medusa y, si esto es cierto, mas bien debo ser guapetón... Medusa, si se le pone una pañoleta en la cabeza, sería la envidia de cualquiera de las mujeres más hermosas en este mundo, así que, comprenda mi situación, estoy destinado a no conocerme nunca.
     Su interlocutor, ciego de nacimiento y conmovido, puesto que tenía el mismo sentimiento de zozobra por reconocer su imagen, le dijo: Míreme a los ojos y se conocerá.
     El buen ciego, al no escuchar más a su interlocutor, dedujo que realmente debía de estar bastante feito, puesto que, al simple hecho de ver su imagen reflejada en los lentes de vidrios obscuros, típicos en los invidentes, despavorido, del susto, habría huido.


Octubre de 2010.